Publicidad

Shaggy es un chico tranquilo y miedoso. Se parece mucho a Scooby, juntos siempre husmean hasta encontrar comida. Nunca quiere formar parte de la resolución de misterios, pero siempre se arma de valor y ayuda a sus amigos cuando le necesitan.

Es un perro grandote y miedoso. La comida es su punto débil, se le puede convencer fácilmente para enfrentarse a situaciones estremecedoras con una sabrosa Scooby Galleta, o dos.

Daphne está siempre a la moda y es guapa e inteligente. Quiere ser escritora de misterio cuando sea mayor. Es muy curiosa y valiente..

Vilma es la más inteligente del grupo, siempre encuentra las pistas antes que ningún otro. Aunque no siempre consigue que los demás le hagan caso a la primera.

Es el cabecilla de la pandilla y encuentra la solución a los misterios con sentido común y la ayuda de sus amigos

Lo único que quiere Silvestre es comerse a Piolín. A pesar de llevarse fatal con el canarito, en el fondo le adora y le defiende cuando alguien quiere hacerle daño. Suele meterse en situaciones de lo más raras, nadie sabe cómo ni por qué. Cuando descubre una pista es por pura casualidad.

Héctor es el bulldog de Abuelita y el guardaespaldas de Piolín. Mantiene a Silvestre a raya, muchas veces a base de golpes.

La vida de Piolín es muy dura: se la pasa escapando de Silvestre. Por suerte tiene a Héctor para protegerle. Siempre acompaña a Abuelita, y descubre las mejores pistas de los casos.

Abuelita es una detective famosísima. Viaja alrededor del mundo junto a Silvestre y Piolín, resolviendo los casos más locos. Protege mucho a Piolín, y no duda en dar una colleja a Silvestre si se lo merece.

Es hija de zombis y tiene 16 años. Como buena zombi es lenta a la hora de procesar los cambios de última hora y camina muy despacio, le cuesta mover los músculos de la cara y solo sabe hablar en lengua zombi. En vez de devorar cerebros devora libros y comida basura.

Páginas

Publicidad